MURIENDO POR TI (Romance, drama, cristiano)



MURIENDO POR TI
Cuando el amor derrumba montañas.


Por Pedro Suárez Ochoa. 


Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede ser reproducida o transmitida en cualquier forma o por ningún medio electrónico o mecánico, incluyendo fotocopiado, grabado, o por cualquier almacenamiento de importación o sistema de recuperación sin permiso escrito del autor.



Capítulo I.

--Tienes  que entender, que en ese maldito ejército ¡no surge nadie!,  ahí está Chucho, trabajando de vigilante por un miserable sueldo, que ni siquiera duerme con la mujer, porque tiene que montar guardia de noche como el mismo perro—señaló un amigo de David, cuyo nombre no importa ahora.
--Pero hermano, yo más adelante seguiré la universidad, quiero servir ahorita, porque sé que más adelante vendrán compromisos  grandes, y tú sabes que el guarapo se le enfría a uno, luego no se hace nada—se defendió David, de manera calmada.
--David, te repito, allí está Chucho vete en ese espejo.
Pasaban muchas cosas por la cabeza de David, se preguntaba a si mismo, si era correcta la decisión que iba a tomar, la de ser soldado por dos años. Quizás tenía este fuerte deseo de servir a su patria por tantas películas de guerra que vio en su vida, o por todos los soldaditos de juguete que recibió desde su infancia. Lo cierto es, que su corazón ardía al imaginarse él, con el uniforme camuflado del ejército, el cinturón de combate, el casco de fibra de plástico, el fusil F.A.L., las botas de campaña negras y pulidas. No veía la  hora de colocarse todo eso, hasta disfrutaba con la idea  que un sargento estuviera gritándole cerca de la cara, a fin de forjar su disciplina, de convertir su carácter en acero, en fin; deseaba convertirse en un soldado imperturbable. Soñaba con ser como el NEGRO PRIMERO, aquel magnifico soldado del General Páez,  que prometió ir siempre de primero en las batallas; si el Libertador Simón Bolívar le permitía pelear de su lado, ya que siempre lo había hecho del bando Realista.
Así pensaba él, toda su mente estaba llena de aventuras, podía acariciar la idea de estar patrullando en la selva con sus compañeros en estado de alerta, ante cualquier posible emboscada. Veía el peligro como una oportunidad de mostrar su valor, imaginaba cada detalle  guardando la frontera de su país. La administración de sus provisiones, el agua de su cantimplora, su aseo personal con la mínima cantidad de agua, el descanso breve, el mantenimiento de su fusil.
Con respecto al mantenimiento de su fusil, le había contado un  amigo que estuvo en la frontera con Colombia, en el pueblito de Guasdalito, que en el segundo día de su patrullaje, se percató que su aceite para el FAL lo había dejado en el cuartel y tuvo que engrasar su arma con el aceite vegetal que sobró de una de sus latas de atún. Su amigo le enseñó, que su fusil es lo más importante en el Ejército y que siempre debe estar limpio y lubricado, ya que el descuido de este, significaba la muerte.
Anécdotas como estas, despertaban el interés de David, porque sabía que la supervivencia de un infante de la selva dependía de la utilización de los escasos recursos que  disponía y de su creatividad para aprovecharlos.
Pero no todo en este chico eran películas de guerra y la gesta de la independencia, era también un gran estudioso de la Biblia, esto debido a que sus padres pertenecían a una denominación cristiana evangélica y habían inculcado en su hijo el amor por este libro. Le enseñaron a leer con ella, a apreciarla más que a cualquier otro texto sobre la tierra. Los padres de David eran maestros y trabajaban en una escuelita que quedaba en su barrio, conocida popularmente como la Cuevita, ya que quedaba escondida entre un mangar y un conjunto de ranchitos hechos de bloques y zinc, construidos en la década de los ochenta, cuando el gobierno del Doctor Luis Herrera Campins sufrió aquel tristemente célebre Viernes Negro y la Venezuela Saudí se vino en picada a partir de aquel momento, acelerándose la construcción de ranchitos por cada rincón del país en zonas urbanas.
El padre de David daba educación física en la Cuevita, había sido deportista toda su vida, en sus años de mozo fue un gran corredor de maratón y jugaba muy bien al soft ball, destacándose como pitcher, gracias a la prodigiosa surda que tenía, llevaba por sobrenombre “trancapalanca”, por las zancadas que tiraba al robar una base. Era un hombre de un metro ochenta y cinco, de tés morena clara, de ojos tristes, porque tenía los parpados ligeramente caídos, su cabello castaño oscuro, de hombros anchos pero de figura esbelta; debido a tantos kilómetros recorridos en maratón. Decía él, que su zurda era poderosa, por tantas ramas de mango que cortó a fuerza de machete, en su pueblo natal de “El Almacén”, pueblito cercano a Ciudad Bolívar.
Fue justamente cortando ramas de mango cuando conoció a su amada esposa María Laura, cuando en una mañana soleada, a las diez en punto, estaba encaramado en una de las  ramas de mango, cuando divisó a lo lejos a una chica sumamente hermosa, de cabello largo hasta la cintura y color castaño clarito, piel delicadamente blanca, era del tamaño perfecto para él; ni alta ni bajita, de caderas anchas, las cuales se acentuaban más, por un jean de botas anchas que llevaba puesto ese día, tenía las mejillas coloraditas por el sol de esa mañana.
Andrés, (así se llamaba el padre de David), cuando él vio aquella chica, no podía sacarla de su mente, se preguntaba “¿qué hace esta niña por estos lados?, ¿será acaso familia del Gocho?”, asumía él que sí, porque era blanquita como su vecino y entró a la casa de éste.
Después de cortar las ramas, se dirigió a darse un baño en el patio de su casa, pero en su mente no salía la imagen de aquella hermosa joven y disfrutaba con la idea de conocerla, de poder cortejarla para que llegase a ser su novia, realmente había quedado profundamente impactado, en su vida nunca había visto una joven tan hermosa de rostro y atractiva de cuerpo. Al llegar la noche, cuando estaba en su cama, solo maquinaba que excusa inventar para tener la oportunidad de conocerla y sabía que no podía perder tiempo, ya que sus amigos seguramente la habían visto y no tardarían en acercarse a ella.
Esa noche recordó, que el Gocho hace como un mes le había dicho que cortara las ramas de la mata de mango en su casa, pero Andrés no había ido por flojera; y además, ya las ramas habían sido cortadas por el viejito Vinicio, viejito que agarraba todo lo que conseguía para tomar ron. Pero igual se aparecería  a la mañana siguiente muy temprano, con machete en mano y se haría el desentendido, todo esto con ver de cerca a la joven.
A la mañana siguiente, Andrés estaba tocando la puerta del Gocho, eran las seis en punto de la mañana, la mañana estaba despejada con un sol radiante. De pronto el escucha la voz de su vecino diciendo: “María Laura abre la puerta por favor que estoy ocupado”. El corazón de Gustavo empezó a acelerarse y sentía él un cosquilleo dentro de su estómago, sabía que era la chica, porque ninguna  tenía ese nombre por allí.
Se abre la puerta lentamente porque era vieja y pesada, en ese instante todo lo que él había estado ensayando la noche anterior se fugó de su mente y no hallaba que decir. A lo que la jovencita dice:
--Buenos días, ¿a quién busca?
         Y decía Andrés dentro de si, “Te busco a ti mi amor, busco tus labios, busco tus ojos”, María Laura le volvió hacer la misma pregunta, hasta que él por fin pudo expresar algunas palabras:
--Busco al señor Esteban ¿Se encuentra él?
 Y ella responde:
--Si, si se encuentra, ¿de parte de quién?—preguntó María Laura.
--De su vecino, Andrés.
 --¡Tío!--gritó ella.--Te buscan.
--¿Quién?—preguntó su tío, gritando desde el fondo de su casa.
--¡Andrés!

¡Versia!, ¿Andrés?, ¿y a esta hora?, se hacía el tío estas preguntas, muy extrañado, porque su vecino Andrés nunca había ido tan temprano a su casa. Se acerca el Gocho a la puerta y le pregunta al muchacho:
--¿Dime hijo que deseas?
--No Don Esteban, vine a cortar las ramas de mango-contestó Andrés, ligando a que el Gocho no lo corriera de su casa.
--¡Nooo hijo!, ya esas ramas las cortó el viejito Vinicio antier, como vi que no venías le di ese encargo—aclaró Don Esteban, tratando de escudriñar que buscaba Andrés y continuó. –Pero ya que estás aquí ven pa´que recojas las ramas y las hojas que dejó Vinicio, porqué cometí el error de pagarle cuando cortó todo y me dijo cuando ya tenía el dinero: “Vengo ahorita Don Esteban” y todavía lo estoy esperando, ese condenao viejo se quedó tomando ron.
“Si como no”, respondió Gustavo a la propuesta de recoger todo lo que había dejado regado el viejito Vinicio y a la vez pidió disculpas por no haber venido antes, con la excusa que estaba engripado (fue lo único que se le ocurrió decir).
--María atiende el muchacho, llévalo pa´ el patio yo voy a colar un cafecito y montar unas arepas.
--Si tío está bien—dijo María Laura, que en el fondo quería que pasara el muchacho.
Al ir caminando hacia el patio ninguno pronunció ni una palabra, a Andrés se le amarró la lengua, no quitaba la vista de toda la figura de María Laura, podía sentir el aroma de su champú en el cabello recién lavado y el jabón de baño en su blanca piel, estaba todo embelesado, estaba  lleno de timidez; pero muy cómodo en la presencia de esta bella jovencita. Por su parte, María Laura que iba al frente de Andrés, pensaba dentro de sí “que moreno tan guapo y se ve fuerte como mis primos, debe ser muy trabajador”.
Al llegar al montón de ramas dentro del patio, ella las señala y dice:
--Estas son  las ramas que dice mi tío.
--Muy bien, yo las recojo--dijo Andrés, que seguía embelesado.
--bueno con permiso, cualquier cosa usted me llama, voy ayudar a mi tío
--Tiene permiso hasta que se case bonita—comentó Andrés, fijando la vista en María Laura.
 Las mejillas de María Laura se enrojecieron tanto por ese comentario, que la muchacha no pudo evitar  sonreír y bajar el rostro. Ella se retiró rápido, muy apenada, pero también se sentía ella muy cómoda en presencia de ese joven.
Seguro querrán ustedes que les cuente más acerca de los padres de David y de todo el romance vivido por aquellos muchachos; sin embargo, esta es la historia de su hijo, la que deseo contarles, porqué sus anécdotas, sus aventuras, sus fracasos y éxitos nos brindarán un agradable néctar a nuestras vidas, que quedarán grabados para siempre en nuestras mentes, más aún en nuestros corazones y almas, porqué si bien este muchacho no fue perfecto; antes bien, estaba lleno de imperfecciones y flaquezas humanas, cosa que no es extraño en nosotros, porque estamos minados de ellas a pesar de nuestro disimulo ante la sociedad que es fría, llena de escarnio y dispuesta a apedrear a todo aquel que no esté dispuesto a colocarse su camisa de fuerza confeccionada con rústicos prejuicios.
Pero dentro de toda la humanidad imperfecta de David, también se encontraba una nobleza, una lealtad y valor a la altura de toda la mitología griega, dentro de sí estaban las cualidades de “Héctor” y no exagero al decirlo, la única diferencia es que no estaba rodeado de riquezas, de pompas y reinados, su único reino era sí mismo, era su imaginación, era su afán por la lectura y las proezas logradas por nuestros próceres, pero lo más importante era, que David es nuestro, un joven mestizo. lleno de toda la genética que puede ofrecer esta tierra de gracia llamada "Venezuela".


Capítulo II.

David era un gran deportista, jugó toda clase de juego tradicional como todo niño venezolano, jugó a las metras, al trompo, al volador, al garrufio, escondite, fusilado, chapita, pelota de goma, futbolito, beisbol con pelota de media y otros. Todo esto sirvió para forjar sus condiciones atléticas extraordinarias, claro, él nunca se dio cuenta que estaba desarrollando un gran potencial físico, solo lo hacía por divertirse al igual que sus amigos que lo rodearon en su niñez y adolescencia.
Recuerdo que en el Barrio acostumbraban o instaban a los niños a pelear, todo esto con satisfacer la euforia que brinda el ver una riña callejera. Eran los muchachos más grandes, los que instaban a estas peleas.
Una vez, David salió a jugar trompo en un terreno grande cerca de su casa, en eso  llegan los muchachos mayores que él, David estaba ganando en el trompo y estos jóvenes mayores hicieron que peleara con Luisito, su amigo y compañero de juego. Ellos, los muchachos más grandes, agarraron dos hojas de limón, una de las hojas la pusieron a los pies de Luisito y la otra a los pies de David.
—A que no pisas esta hojita—le dijeron a David los muchachos grandes. —Esa hojita es la mamá de Luisito.
 A Luisito le dijeron los mismo, quién cayó en la tentación y pisó la hojita, al ver los muchachos grandes que habían logrado el objetivo,  le dijeron a David;
— ¡Verga güevón!, ¿vas a dejar que pisen a tu mamá?   
         David se llenó de cólera, se puso rojito porque había salido de tés blanca como su mamá, sus ojos verdes le hervían de ira y pisó a la mamá de Luisito, es decir a la hojita frente a sus pies. El otro niño al ver esto terminó de machacar la hoja con sus pies, entonces David se le abalanzó hacia Luisito como una bicicleta en una pendiente, lo tomó por las piernas y lo batió contra el piso y un remolino de golpes cayó sobre Luisito, todos en la cara; pero Luisito logró quitárselo de encima, y una vez de pie, se cuadra, lo mismo hizo David.
Los niños estaban llenos de adrenalina, ninguno sentía miedo y se miraban fijamente a los ojos, en constante movimiento, en ese momento Luisito logra conectar una derecha directa al ojo izquierdo de su adversario, dejándolo  aturdido, y al notar este aturdimiento en fracciones de segundos logra conectar otra derecha en la mejilla de David; pero este segundo golpe solo hizo enfadar más a David y él invistió con golpes a las costillas y a la boca del estómago, al instante Luisito queda totalmente privado de aire y cae al suelo en posición fetal.
 Al ver David esto, logra volver en si, y ve a su compañero de juegos tendido en el piso esforzándose por tomar bocanadas de aire, siente miedo, remordimiento a la vez, por lo que empieza a llorar (es que tan solo eran  niños de nueve años). Los otros muchachos que habían azuzado la pelea se preocuparon por toda aquella escena, levantaron al niño del piso y lograron calmarlo, lo mismo hicieron con David. Los muchachos grandes, que estaban avergonzados por lo que hicieron, acompañaron a los niños hasta sus casas, como un acto de redención.
Pero al llegar la noche, ya los jovencitos habían salido de sus casas nuevamente, ambos bañaditos y bien vestidos, con sus respectivos gurrufíos en mano, para empezar una partida con sus demás amigos, como si nada hubiese pasado en la tarde; más bien la pelea solamente logró fortalecer más la amistad entre ellos; pero aun así, en cada juego transmitían bastante rivalidad, pero solo dentro del terreno de cualquier deporte o juego tradicional y no en otro terreno de sus vidas.
Este era David, un buen amigo y compañero, pero para nada era un pendejo y menos un cobarde, y así eran la mayoría de sus amigos, porque el ambiente donde crecieron brindaba todo un contraste de actividades perteneciente solo a lugares populares, donde se mezcla la pobreza con la naturaleza, donde existen familias de clase media baja,  clase baja y algunas que rayan en la miseria, donde no existen lujos, pero que se respira aire puro, y las matas de mango son los grandes edificios que en  otros lugares adornan el ambiente, donde el salir a cazar tuteques y potoquitas a pulso de gumera, sustituye a  lo que sienten otros niños al visitar un parque mecánico como en Orlando—Florida; y aunque no lo creamos, el futuro de la humanidad está en el estilo de vida de estos niños en sectores populares, semi-rural y rural.
Solo tenemos que ver un poco allí y veremos, como ellos son los mejores recicladores, donde convierten la basura en juguetes, juguetes que necesitan energía limpia proveniente de sus cuerpos en pleno crecimiento, para que funcionen; o en otros casos funcionan con la energía del viento. Allí está el volador o papagayo que para elevarlo se necesita correr y aprovechar el viento recio y a favor, tenemos también los carritos hechos con latas de leche, arena y alambres. También está el gurrufío hecho de tapas o chapas metálicas y de botones usados. Ustedes al estar leyendo esto recordarán el guinda-guinda, la pelota hecha con medias viejas, el trompo de madera o quizás otros juegos como el escondite donde no se usan objetos, sino la pericia de cada quien y el entorno que brinda la naturaleza. En fin, hay tantos juegos tradicionales que mencionar, y que solo se dan en estos sectores populares, donde se puede demostrar que son totalmente ecológicos, saludables y que fortalecen la capacidad física y mental de nuestros niños.
Ojalá no mueran estas cosas, que no queden en la historia, porque no queremos niños gordos, que ya a los veinticinco años sufran infartos o padezcan de  diabetes, porque nuestro estilo de vida durante la infancia será el reflejo de nuestra adultez.
No les he hablado de Luisito, “porque yo soy Luisito”, soy el mejor amigo de David, soy su mejor contrincante, donde yo gano muchas veces, pero también muchas veces pruebo la derrota que él me propina, soy el único que le ha ganado en peleas y él es el único que me ha ganado en las mismas. También soy su admirador y él es mi mejor ejemplo de vida, reconozco que por más que me esfuerzo en alcanzarlo en cualquier ámbito de la vida, él siempre está un paso más adelante que yo. Por tal razón y muchas más, cuento sus anécdotas, porque sus anécdotas son las mías y las que no lo son, las hago mías también.
Su vida está llena de aventuras, quizás no como las de Marco Polo o las de Francisco De Miranda, pero si vividas con la misma intensidad y con la misma espiritualidad. Y espero, y es mi motivo, que ustedes, donde quiera que estén leyendo esto, por la razón que lo estén haciendo, puedan tomar lo bueno de mi amigo y hacerlo suyo, que aprendan de sus errores y de sus debilidades, y que sirva de fuente inagotable de inspiración y de patriotismo en sus vidas.
Sé que cada uno de ustedes tiene su propio campo de batalla con diferentes contextos y realidades, más al final… todo campo de batalla tiene un mismo objetivo… y ese es, nada más y nada menos… que la VICTORIA.



Capítulo III.

Entre todo este de ambiente de juegos de niños donde crecimos, hay que recordar los soldaditos de juguete, que nos regalaban nuestros padres y familiares.
 Aquellos soldaditos verde oliva, donde cada uno adoptaba una posición específica de combate. Había uno que disparaba desde la posición de rodilla, otro acostado, estaba el que lanzaba una granada, el que sostenía y apuntaba con la bazooka, el capitán parado dirigiendo el combate solo con su pistola y otros soldaditos más, ejecutando diferentes posiciones. Y ni hablar de toda la logística con que venían en su paquete, porque también estaba el jeep, el camión de transporte de tropa, los tanques, y los cañones portátiles que tenían la opción de engancharlos al jeep. Todo esto para nosotros era un bello paisaje, era muy placentero jugar con esos juguetitos, nuestra imaginación volaba, no había límites.
A parte de nuestros soldaditos de juguetes, también nos encantaba leer las enciclopedias ilustradas, los cuentos y las historietas. Los padres de David eran maestros y por ende tenían muchos de estos libros en su casa. Las historietas que tanto nos gustaban, eran con temática de nuestros próceres durante la Guerra Independentista. David pasaba mucho tiempo pegado a esas historietas, las cuales relataban con ilustraciones y pequeños diálogos,  las batallas más importantes y resaltantes, como la de Carabobo, Queseras del Medio, La Victoria, Pichincha, Junín, Boyacá, entre otras.
A mi particularmente me encantaba la de la batalla de Las Queseras del Medio, donde el General Páez con tan solo 150 llaneros a caballo, derrotaron e hicieron huir de manera despavorida  a casi nueve mil tropas realistas, se dice fácil, pero no lo es en absoluto. No he leído en al alguna otra parte de la historia de la humanidad que ciento cincuenta jinetes hayan vencido a miles y miles de soldados organizados, compuestos por infantería, artillería y caballería.
¡Qué día tan lleno de gloria para el General Páez! y sus 150 Bravos de Apure, y lo mejor de todo, que entre esos cientos cincuenta Bravos, estaba peleando nada más y nada menos que el teniente Pedro Camejo, conocido mejor como “Negro Primero”
Negro Primero, después de Bolívar, era el guerrero favorito de David. Vaya hombre este Negro Primero, si viviese en nuestra época seguro sería un Guardia Nacional perteneciente a la parte de operaciones especiales y siempre estaría en las misiones más peligrosas, en sus tiempos libres sería todo un atleta, de esos cuya musculatura es sobresaliente, llegando a practicar varias disciplinas deportivas, como por ejemplo: boxeo, atletismo y fútbol campo, en este último jugaría la posición de defensa central o contención, apoderándose de ese territorio, tal como nuestro Vinotinto Tomás Rincón, o el Argentino Javier Mascherano, convirtiéndose en un cancerbero humano.
Como verán, David creció impregnado de la Venezuela heroica; por cierto, ese es el título del famoso libro que narra los combates independentistas, “Venezuela Heroica” escrito por el genio Eduardo Blanco, escritor que pone a volar nuestra imaginación y nos coloca dentro de la escena, logrando colocar a nuestros próceres mucho más alto que a los fantásticos personajes de la Ilíada; con la diferencia que los nuestros no son un mito, todo lo contrario, los nuestros fueron reales, de carne y hueso, los cuales nos legaron el tesoro más hermoso que pueda poseer territorio alguno, y eso es, nada más y nada menos, que “La Libertad”, el don más preciado de todos.
David me recuerda al Hidalgo o Don Quijote de La Mancha, recuerdo que este hombre pasó toda su vida leyendo novelas de caballeros andantes, de las que leyó tanto que cayó en la demencia, creyéndose un caballero andante que luchaba contra hechiceros, gigantes y temibles villanos, donde él rescataba doncellas de estos seres malignos, andaba por un mundo imaginario lleno de proezas, su virtud, su honestidad y valor, eran las principales armas del Quijote y su alimento espiritual era la joven doncella Dulcinea del Toboso, de la cual estaba profundamente enamorado y a quién dedicaba todas sus hazañas, Mi amigo se parecía a este célebre personaje, “no en su locura”; pero sí en lo idealista y soñador.
David siempre me decía, que como le hubiese gustado ser un soldado del Libertador y haber participado en sus batallas montado a caballo con lanza en mano y su espada envainada ceñida a su cintura, lista para  ser empuñada, luchando por la libertad y por los ideales que Bolívar había incrustado en todo el pueblo venezolano de aquella época; sin embargo, daba gracias a Dios que a pesar de no haber participado en aquella  gran gesta, le había dado el honor ser venezolano y se consideraba afortunado, que su país tuviese un pasado tan glorioso, digno de los más épicos de la historia de la humanidad.


Capítulo IV

“Querido Dios, tengo la oportunidad de ser un soldado, de portar el glorioso uniforme del Ejército Venezolano, dame fuerzas para portarlo, dame dignidad para llevarlo y sobre todo, aleja los miedos de mi”. Oraciones como, elevaba David a su Dios. Ya no era un niño; tampoco un adolescente y estaba por cumplir los 19 años,
David había alcanzado a su papá en estatura, medía 1,89 cm, solo un centímetro lo separaba de la frontera de los 1,90 de estatura, era ancho de hombros y de espalda sumamente desarrollada, porque era adicto a las flexiones de pecho y a las paralelas, su torso era abultado, no tenía el abdomen definido, porque odiaba hacer abdominales, sin embargo era tallado de barriga, era  de piernas torneadas y moderadamente definidas, su piel era clara como la de su madre y había sacado los ojos verdes aceituna de su abuelo materno, sus labios  y nariz los sacó a su padre, estos eran ligeramente de rasgo afrodescendiente. Era todo un mestizo, un blanco criollo.
Para esa época de sus casi diecinueve años, estaba empezando el segundo semestre de la carrera de Ingeniería Civil, sus notas eran regulares, muy raro obtenía notas como un ocho o un nueve y ni hablar de un diez, pero pertenecía a la selección de volley ball de la universidad, era el tercer jugador más destacado y el más joven a la vez, su posición era la de sagüero central, con gran poder de salto vertical, un gran rematador zurdo, todo un dolor de cabeza para los demás equipos. Siempre los zurdos son un dolor de cabeza en casi todos los deportes, eso se debe en gran parte, a que la mayoría de las personas son derechas y por instinto o reflejo inmediato, defienden el lado derecho y descuidan el lado opuesto, también existen otros factores, pero quizás este sea el más influyente.
David no trabajaba, solo se dedicaba a su deporte y a sus estudios. Sus padres insistieron que no trabajase, que mientras ellos tengan para darle y cubrir sus gastos, lo harían con mucho amor y esperanza, también le enseñaron que estudiar y hacer deporte era su trabajo. Pero esto no significaba que no ayudase en la casa, aunque en realidad era flojo para ayudar a su madre, tenía su cuarto ordenado a fuerza de regaños, barrer las hojas de mango y de pumalaca en el patio, era toda una odisea para él. Hacía los quehaceres de manera  coactiva o como solemos decir por estos lares “Tenían que arrearlo” para que ayudara en la casa.
Cuando era sábado, siempre se levantaba de la cama a las 10 am y los domingos a las 8 am, porque lo remolcaba su padre para ir a la iglesia. Él disfrutaba de las reuniones en la iglesia, el problema era para levantarse de la cama.
En la iglesia era el maestro dominical de los adolescentes, se paraba frente a ellos con la biblia abierta, sostenida en su mano derecha, poseía un lenguaje corporal muy ameno, a los jóvenes les encantaba sus clases, porque se reían mucho, solía bromear respetuosamente de la historias del antiguo testamento.
—Buenos días muchachos, hoy vamos aprender como mi tocayo el Rey David, era un gran piloto de motos de carrera, fue precisamente con una moto que él pudo vencer a Goliat, un soldado filisteo que medía tres metros de altura.
Todos los jóvenes se miraban extrañados y sonriendo. Confundido por lo de la moto en los tiempos antiguos.
 —Si mis amigos, el Rey David en sus tiempos libres salía a competir con su moto en el desierto, para ganarle a lobos y leones—
— ¡ja, ja, ja!, soltó la carcajada uno de los muchachos de trece años diciendo: —ya sé.
 —¿Qué sabes?—le preguntó David,  y él niño responde:
—Las motos Honda ¡je, je, je!
—Correcto Carlos (este era el nombre del chico), fue con una Onda que el Rey David pudo vencer a un gigante de tres metros de altura  ¿Y ustedes saben lo que es una Onda?—preguntó David a sus alumnos
 A la velocidad del rayo Carlos levanta la mano y dice:  
—Yo sé, es algo como con dos cuerdas de cuero, unidas a una especie de trozo de cuero de zapato, parecido al que nosotros hacemos para nuestras gumeras, y allí, en ese cuero se pone una piedra—respondió el muchacho, que parecía estar completamente seguro que su respuesta era correcta.
— ¡Muy bien Carlos!, ¡muy bien!...  Muchachos, fue con esa arma que se venció al Gigante Goliat; pero había un arma más poderosa que la Onda y no es precisamente un “Ferrari” ni tampoco un Mustang
Todos los muchachos soltaron más carcajadas, por las comparaciones de su maestro.
 —Esta arma a la que me refiero, es la rectitud a Dios el Padre y a las enseñanzas de su Hijo Jesucristo, y también lo es la fe a ellos, como seres supremos, como seres que no te abandonarán en los momentos más espinosos de la vida. Hoy nuestras batallas no son precisamente contra Goliat, pero hay otros gigantes igual de peligrosos que nos alejan de la felicidad, ¿Quién me puede decir uno de ellos?
Esta vez levanta la mano otro chico, llamado José y contesta:
—Las narconovelas de la televisión.
— ¿Y por qué?—preguntó su maestro.
 —Bueno, mi mamá dice que están llena de obscenidad, que ponen a las mujeres como objetos sexuales y que esas novelas nos quitan tiempo para estudiar y descansar correctamente durante la noche.
Otro jovencito animado levanta la mano y agrega:  
—Las drogas, el alcohol y el cigarro son otros Goliats que debemos vencer.
 —Así es—dijo David. —Sus respuestas son magníficas, estamos rodeados de Gigantes, y yo les invito a tomar esta Onda (Levanta la biblia), si la leen a diario y siguen sus enseñanzas, derrotarán todas las cosas malas que quieran alejarlos de Dios, sigan el consejo de sus padres que nadie los amará más aquí en la Tierra que ellos.
Así eran las clases de David, divertidas y llenas de enseñanza, poseía técnicas pedagógicas innatas, técnicas que  a muchos les llevaría años de universidad para poder adquirirlas y ejecutarlas de manera natural. Él, cuando entraba a la iglesia, lo rodeaban los niños y niñas, lo saludaban de manera jovial, poseía un gran carisma para con los niños, también lo veían como un ejemplo y alguien a quien seguir, solían decir los niños “cuando yo sea grande seré tan fuerte como David”, y las niñas decían “cuando yo crezca me casaré con David”.
Los padres de David estaban muy agradecidos por el hijo que tenían, estaban tan orgullosos de él, y aunque ellos no se lo demostraban con palabras lo hacían con sus acciones. El Señor Andrés  se ría de su esposa cuando ella solía decir:
—Sacó la inteligencia de su mamá.  
—Si claro, y si  el muchacho hubiese salido bruto, dirías: “Salió igualito a su papᔡ ustedes las mujeres!—dijo Andrés



Capítulo V.

David adoraba la universidad, su deporte, la iglesia, sus amigos, pero sabía él, que le faltaba experimentar algo que siempre había  soñado ser, y eso era “ser soldado”.
Siempre cuando iba por la calles se tropezaba con algún soldado de permiso y se quedaba viendo el uniforme verde camuflado, las botas sumamente pulidas, en donde el sol se reflejaba como en un espejo. También apreciaba el sombrero selvático característico de la “Quinta División de la Infantería de Selva”, donde el cuartel general se encontraba en su Ciudad Bolívar, capital del Estado Bolívar.
Faltaban dos meses para que él cumpliese los diecinueve años y esto era en el quinto día del mes de Abril y deseaba con toda intensidad unirse al ejército. El centro de circunscripción militar quedaba solo a 40 minutos de su casa caminando. Pero primero tendría que vencer toda la maraña de prejuicios de la sociedad de aquella época, que veían al servicio militar como algo detestable, algo bajo, donde solo iban malandros a servir, donde según ese prejuicio, se perdía dos años de vida, arruinando una existencia que podría ser de prosperidad económica. Aún hoy en día, existen fuertes secuelas de prejuicios  de  aquel tiempo.
Para ese entonces era el año de 1999 y un hombre que venía precisamente del Ejército Venezolano obtenía el triunfo de la Presidencia del País, él cual ya todos conocemos. Hugo Rafael Chávez Frías, quien tomaba las riendas del país y a la vez, la de las Fuerzas Armadas, hombre que venía a refundar la República y mejorar en muchos aspectos en el territorio castrense.
Retomando el tema acerca del prejuicio social que se cernía sobre las Fuerzas Armadas, en especial sobre el servicio militar. Era un prejuicio que tenía todos los motivos para existir dentro de la sociedad venezolana, ya que los jóvenes mayores de dieciocho años eran obligados a cumplir con dicho servicio por dos años.
Durante aquel año y los anteriores, los organismos de seguridad del Estado, en especial las unidades policiales, salían en grandes redadas durante las veinticuatro horas, por el espacio de un mes por todas las ciudades y zonas rurales del país, a fin de capturar tal como se captura a un delincuente, a jóvenes que estuviesen entre 18 y 25 años de edad.
Las autoridades policiales planeaban muy bien aquella recluta, colocaban alcabalas improvisadas en las calles de alto tránsito vehicular, para abordar los autobuses y otras unidades de transporte público, pidiendo cédula de identidad. Se podían apreciar como los jóvenes desfilaban hacia el camión de redadas, conocido popularmente como el “Elefante”, todo esto contra la voluntad de ellos. Sí uno de estos jóvenes salía corriendo, era perseguido con las más alta intensidad y una vez capturado, solían propinarle maltratos físicos y verbales.
 Este exceso de fuerza, por estos organismos, era algo normal, era el común denominador ser maltratado en las temporadas de reclutamiento. Los agentes policiales a su vez eran presionados por sus superiores, los cuales le establecían metas diarias de cuantos muchachos tenían que entregar a los diferentes componentes militares de país.
Estos primitivos procesos de reclutamiento solo se llevaban a cabo en las zonas marginales, populares y céntricas de las ciudades, no porque era una ley, sino más bien era por el virus discriminatorio inyectado  por las clases medias altas y altas de la sociedad.
Nunca verías estas redadas en urbanizaciones finas, ni discotecas ni en centros comerciales, donde solo asistían jóvenes de familias con alto poder adquisitivo, y si por alguna casualidad, uno de estos jóvenes estaban en algún lugar donde frecuentaba la gente humilde y era capturado por la policía, no tardarían ni dos horas en soltarlo, por alguna llamada o por algún soborno.

 Se puede decir que el servicio militar es para los pobres y son estos los que han derramado océanos de sangre en esta patria, son nuestros humildes, los que de manera anónima mueren por la libertad y la justicia, habrá de vez en cuando un Simón Bolívar que se despoja de sus riquezas y delicias de la vida para combatir al lado de los pobres y por los pobres, pero quizás sea uno entre cien miles, o uno entre millones.



Capítulo VI.


  Eran las seis en punto de la mañana, el mes de mayo se estaba terminando y  David estaba acostado en su cama, ya estaba bañado y vestido para ir a la universidad; pero un deseo se apoderó de él, este deseo era de no asistir a la universidad para irse a alistar al centro de conscripción militar que estaba a  una hora de su casa caminando. Sus padres ya estaban saliendo para el trabajo. Él no les mencionó nada de irse a alistar al ejército esa misma mañana.
 No dijo nada, especialmente por su mamá, ya que ella con solo llorarle para que no se fuese para el Ejército, sería suficiente para enfriar sus ánimos. De pronto el deseo empezó a bajar en intensidad, veía una especie de traición, no decirle nada a su madre; por su padre no habría problema, porque siempre contaba con el apoyo de su papá en cualquier empresa que él eligiera.

Después de batallar con el mismo dentro de su mente, decide irse a clases.

Estaba en la parada, eran las 6:30 am, se paró el autobús de la universidad, entró, saludó a algunos amigos y se sentó en los puestos finales, del lado derecho del bus, pegado a la ventana, su mente estaba en blanco, su mirada estaba fija en todas las personas que estaban en la avenida, esperando por el transporte urbano para ir a sus labores diarias.
  De repente, David se levantó y le dijo en voz alta al chofer que se parase. El transporte no había pasado ni cinco minutos de recorrido, se detuvo,  David se bajó, decidió irse caminando al conscripto, ya no discutía consigo mismo, ya estaba decidido a prestar el servicio militar, no iba postergar más esa decisión, había perdido un año pensando el asunto. Ya no pensaba en las consecuencias de lo que haría a continuación, incluso se sentía inmune a lo que pudiera pensar su mamá o las lágrimas que pudiera derramar, recordó aquella famosa frase del Libertador “Cuando la Patria llama, hasta el llanto de la madre calla”.
  Su imaginación empezó a viajar por el horizonte, podía verse entrenando todos los días bajo un régimen muy estricto y fuerte, podía sentir el fusil en sus manos estando en formación frente a la Bandera Nacional, entonando el “Gloria al Bravo Pueblo”.
 Entre tantas cosas concernientes al ejército, que podía él imaginar, también llegaba a su mente que conseguía explotar sus condiciones físicas al máximo y se convertiría en un arma letal dentro del Volley Ball, sabía que nadie entrena más fuerte que un soldado, a excepción de los atletas de alta competencia. Así que sacaría todo el provecho posible y lo mejor de todo es: Que el Volley Ball es un deporte muy practicado dentro de la Fuerza Armada, donde cada año realizan diferentes torneos entre los cuatro componentes de esta.
 Finalmente después de casi cuarenta minutos de caminata,  David llegó al Conscripto Militar de Ciudad Bolívar, dentro del cual, se puede apreciar otro ambiente, diferente al exterior. Adentro había diferentes militares dispersos, conversando con los jóvenes voluntarios. Todos esos militares llevaban el uniforme verde camuflado, algunos tenían boina negra, otros roja, y la mayoría llevaban  el sombrero selvático. Se podía apreciar que ellos estaban tratando de convencer a los jóvenes para que eligieran su batallón, destacamento o unidad para prestar el servicio militar. La mayoría de los muchachos eligen batallones del Ejército y de la Guardia Nacional, el resto va formar parte de la Armada y de la Aviación.
   Algo interesante a destacar, es que estos militares encargados de seleccionar o mejor dicho; de convencer a los aspirantes, iban vestido de la manera más llamativa posible, como si estuviesen en un desfile militar de alguna fecha histórica, pero con uniformes de campaña y mangas recogidas, llevaban cinturón de combate o el arnés, las botas extremadamente pulidas y sin lugar a dudas, aquellos militares fueron escogidos para la selección de voluntarios por su alto poder de convencimiento, parecían tener habilidades innatas para comunicar; podían vender excremento de perro al mejor precio, si se les hubiese ordenado.
  Desde la entrada de aquel  lugar, en “La Prevención”,  un Sargento Técnico de primera llamó a David, este vino hacia él y el Sargento le ofreció la mano, para luego presentarse.
— Hola pana, soy el Sargento Espinoza—dijo con voz rasposa y con un leve acento de Caracas. — ¿Cómo te llamas?
—David Sierra señor.
— ¿Vienes a prestar servicio militar?
—Si señor—respondió David, mirando fijamente a los ojos de aquel hombre, como tratando de escudriñar la personalidad de aquel interlocutor con uniforme camuflado.
—Puedes decirme Sargento Espinoza…Bueno, aunque no me lo preguntas, es mi deber decirte que yo pertenezco al “Batallón Coronel Rondón”, aquí mismo en el Fuerte Cayaurima de la Quinta División.
 Este sargento, medía aproximadamente 1,83 de estatura, de ojos verdes y enrojecidos alrededor, de contextura delgada, con la barriga ligeramente abultada, tendría unos 35 años, su rostro estaba tostado por el sol, sus dientes estaban manchados, con ese color típico de los fumadores y su personalidad transmitía una especie de magnetismo, se podía apreciar también que su carácter estaba curtido por experiencias peligrosas dentro de su profesión.
El sargento continuó con otra pregunta:
— ¿David, tú estás estudiando?
—Si Sargento, estudio en la UDO, segundo semestre de ingeniería civil y soy miembro de la  selección de volley ball de la universidad—contestó David con orgullo.
— ¡Excelente!, sabes, si tú eliges venirte para nuestro batallón, te daremos la oportunidad de seguir tus estudios, nuestro comandante es nuevo y está implementado la modalidad de estudios universitarios dentro de su batallón, de hecho, contamos con dos jóvenes que están empezando un T.S.U. en Informática, estudian en el Instituto Universitario de Ciudad Bolívar—agregó Espinoza en un tono muy convincente y atractivo; a pesar de su voz rasposa.
        
La conversación siguió por un rato más, David le hizo muchas preguntas a Espinoza acerca de la vida dentro del cuartel y Espinoza entre muchas respuestas le dijo:
—Hijo, allí dentro, tienes que comerte la verdes para empezar, y te digo… que son muy verdes y sumamente ácidas, pero las maduras son dulces, sabes… es interesante que alguien como tú quiera prestar el servicio militar, ¿por qué lo haces? Si te gusta la carrera militar ¿por qué simplemente no presentas la prueba de admisión para la carrera de oficial?
—No sé cómo explicárselo—respondió David que no hallaba que decir— Yo quiero ser un ingeniero y seguir jugando volley ball; sin embargo, siempre he querido ser un soldado.
—Solo veo que eres un patriota hijo, eso es todo…un patriota, no hay más nada que explicar.
—Creo que el patriota es usted Sargento, que ha decidido tomar la carrera militar como una forma de vida, a diferencia de mí, que solo viviré la experiencia por  dos años.
 Espinoza se sintió sobrecogido ante aquellas palabras, que mostraban una gran madurez en el muchacho, nunca en su vida vio a un recluta o a un voluntario expresarse de esa manera. Y en mucho tiempo, no le habían hecho un halago por dedicar su vida a la carrera de las armas. Sintió como si ese muchacho fuese un superior suyo.
— ¡Quién sabe Sierra! Dices que solo quieres servir por dos años; pero cosas suelen pasar durante esos dos años, muchos terminan enamorándose y casándose con el ejército; aunque otros se divorcian de él. Bueno Sierra, tienes que pasar por allá detrás, entrega tu cédula y has esa cola que ves al fondo, allí te van hacer el chequeo médico, después hablamos, ojalá decidas irte para nuestro batallón, recuerda que allí te apoyaremos en tus estudios.

David se acercó a la cola, colocándose de último, había alrededor de unos doscientos jóvenes presentes, casi todos los muchachos de la cola, tenían la misma mirada de David, se podía notar en ellos que estaban deseosos de aventura; pero a la vez tenían  miedo, miedo a lo desconocido, como si estuviesen a punto de entrar en otra dimensión, en una dimensión desconocida. Pero su deseo de aventura era más fuerte que sus temores. Algunos de ellos, ya habían hecho amistades en la larga cola y otros estaban encerrados en un mutismo completo.
  Unos pocos de los jóvenes que conversaban en la cola, alardeaban de conocer mucho de las Fuerzas Armadas, debido a que tenían algún familiar cercano dentro de ella, eran los “pantalleros”, los que no pueden faltar en ninguna parte, los presumidos.
  Pero todos esos jóvenes estaban allí por voluntad propia, ninguno había sido reclutado. Venían de diferentes ciudades y poblados del estado Bolívar. Muchos de ellos tenían hasta dos días en el conscripto militar, ya que las instalaciones cuentan con grandes dormitorios al que ellos llaman Cuadras, y estas cuentan con baños internos. También se les ofrecía tres comidas diarias, porque contaban con un gran comedor, con  capacidad para unos ciento cincuenta alistados, y estos alistados, durante su permanencia allí, colaboraban con el mantenimiento de todas las instalaciones, bajo la estricta supervisión del personal militar.
  La cola iba fluyendo hacia una de las cuadras, donde está la Enfermería, la cual está anexada al final del dormitorio y para entrar en ella se hacía a través de una puerta con medidas normales, como la puerta de cualquier casa. A la Enfermería van pasando de diez en diez alistados.
  Después de casi dos horas de espera, David entró con un grupo, a los cuales se les pidió que se despojaran de sus ropas, inclusive la ropa interior, quedando totalmente desnudos en una sala grande que está rodeada de consultorios amplios, los cuales tienen las puertas abiertas a fin de que fluyera el aire. Mientras ellos estaban en aquella sala grande, se les tomó el peso y la estatura, actividad que era realizada por soldados auxiliares de los  enfermeros y enfermeras.

  Proveniente de uno de los consultorios, se escuchó  una voz de manera fuerte:
— ¡Pasen cuatro más!
  David era el primero de los cuatro y al entrar  le dice un medico:
— ¡Pélate el pene hacia atrás!—el médico chequeó  rápidamente el glande. —Ahora inclínate ¡Pélate las nalgas!—David sintió la mayor vergüenza púdica que había sentido jamás, pero ya estaba allí, quería ser soldado, y como todos lo hacían a su alrededor, sin la mayor protesta, él también lo hizo. –Párate derecho y levanta los brazos, respira profundamente, vota el aire

  Mientras David inhalaba y exhalaba aire, sintió el frío del consultorio y el fuerte olor corporal de todos aquellos alistados, todos esos penes pelados unos tras de otros, sumado a las nalgas peladas, aquel olor era sumamente incómodo.
 Al rato llegó una doctora y le dijo a David:
—Ok muchacho, abre un poco la piernas—dijo la doctora y con un guante de látex puesto en su mano, afincó dos dedos en el periné, y le pidió que tosiera duro, preguntándole si le dolía, luego repitió el mismo procedimiento pero esta vez en la pelvis.
  Una vez realizada la estricta examinación médica, los aspirantes se vistieron y fueron llevados a recibir diferentes vacunas como la toxoide, contra la fiebre amarilla, entre otras. Algunos mientras esperaban ser vacunados, bromeaban acerca de cómo los soldados vacunaban y decían: “Estos carajos no inyectan, sino que lanzan esas vainas como si fuesen dardos”, otro: “Esos soldados no inyectan, meten puñaladas, ¡ven para acá para meterte la puñalada de la toxoide!”. Lo cierto era, que si vacunaban con la mayor brusquedad posible, gotitas de sangre salían después de cada inyectada, y aún seguían saliendo minutos después. Pero los soldados lo hacían a propósito, disfrutaban todo aquello de poner vacunas.

 De pronto, en la cola de las vacunas, se acercó el Sargento Espinoza. Todos los alistados hicieron silencio, aquel catire de ojos verdes y de cara tostada, infundía respeto.  Pero para sorpresa de los presentes, Espinoza  comenzó a colocar sobrenombres a algunos de los que estaban allí: “¡Mira este tiene los ojos azul celeste!”, refiriéndose a un chico menudito de estatura y de cuerpo, con cabello rubio y ojos verdes, ojos que eran visiblemente viscos. El sargento agregó nuevamente “Verga pana, tienes los ojos aSurrr-celeEste, uno pa`l sur y el otro pa´l este”, todos los que estaban cerca del menudito muchacho  soltaron una gran carcajada. “Y mira a este culón” Continuó Espinoza dirigiéndose a otro muchacho y le preguntó ¿Cierto que tu mamá no te ponía talco; sino polvo royal, cuando te cambiaba el pañal? ¡Cierto! “¡No Sargento!”, respondió el muchacho. Espinoza se puso serio, transformó su semblante y ejerció una mirada intimidatoria y le volvió a preguntar “¿Cierto que te echaban polvo royal?”, “Si” respondió el muchacho, que no pudo sostener aquella mirada de mil batallas, y todos alrededor nuevamente se rieron. Entre sobrenombres y mamaderas de gallo, por parte aquel peculiar sargento Espinoza, el trayecto a las vacunas se hizo bastante rápido y ya la mañana casi terminaba de irse, faltando solo media hora para el mediodía.

  Cuando todos los aspirantes ya estaban listos, los sentaron debajo de un galpón que está en el patio principal. Una vez que todos estuvieron sentados en el piso y perfectamente ordenados en filas y columnas, se les acercó un teniente del ejército, de tés morena con cejas bastante pobladas y de mirada recia, el cual se montó en una silla y con voz enérgica saludó a todos diciendo: “¡Buenos días!”  Todos respondieron los “buenos días” pero de manera débil, el teniente agregó “¡Otra voz!” Y repite “¡Buenos días!” y la agrupación de  jóvenes al unísono gritaron un fuerte “¡BUENOS DÍAS!”, “¡Muy bien! pensé que eran unas mamitas, soy el teniente Méndez y estoy a cargo de la selección de todos ustedes; voy a ser breve. Aún les queda las pruebas psicotécnica, académica, más la entrevista con la psicólogo; pero hoy no podremos hacer dichas pruebas para los que son de de Ciudad Bolívar, así que tienen que estar aquí mañana a la 6:30 am, los demás presentarán las pruebas hoy, a partir de las 2:00 pm, y les doy ¡5 segundos y llevo 4!, para que estén en formación frente al comedor”. Ante aquella orden todos salieron corriendo hacia el comedor, de la manera más rápida posible, excepto los de Ciudad Bolívar que corrieron fue hacia el portón, porque el comedor era para los jóvenes de afuera.

        

Capítulo VII.

  Después de esa jornada de alistamiento, David emprendió la caminata hacia su casa. Ya eran casi la una de la tarde y el sol para ese  momento del día en Ciudad Bolívar es sumamente caliente, puedes sentir la radiación penetrando en tu piel, y probablemente la temperatura estaba en 37 °C; pero David, en medio de su meditación de todo lo que ocurrió durante la  mañana, no sintió todo aquel el calor.
   Mientras iba caminado, con su mochila de la universidad detrás de su espalda, lo invadió un sentimiento de culpa por lo que hizo y le empezó a dar muchas vueltas a su cabeza, tratando de encontrar las mejores palabras para explicarles a sus padres lo que acababa de hacer, especialmente pensaba como explicarle a su mamá.
    Finalmente llegó a su casa, eran las 2:00 pm, normalmente llegaba a diez para la una y no sería una novedad a la hora que llegó en ese momento; de no haber sido porque estaba bañado en sudor y su ropa desprendía un fuerte  olor a transpiración y sol, era evidente que no se vino en el transporte, por lo que su madre le preguntó, con cara de policía:
— ¿De dónde vienes David? ¿Por qué estás tan sudado y hediondo a sol?
 —No mami, hoy salimos temprano y Luisito y yo, nos fuimos terminar un trabajo en casa de Carla; así que tuve  que venirme a pie de allá—respondió David, con el argumento más tonto que pudo inventar en ese momento.
— ¡Mmm...! ¿Y por qué no tomaste una camionetica?
— ¡Ah bueno mamá, pareces policía! Aquí está la cedula para que me lleves a la comisaría!— contestó David de manera tosca, tratando de evadir semejante interrogatorio.
–Está bien María—intervino el señor Andrés, y al mismo tiempo soltaba la risa por la última respuesta de David.
—Pero, Bueno Andrés, ¿Y te vas a reír de la respuesta que me dio tu hijo?—expresó María Laura con los brazos cruzados, que simulaba estar enojada, pero en realidad no lo estaba.
  Andrés le pidió disculpas a María, al igual que David. Aquellas dos disculpas fueron suficientes para ella.
  David se sentó a la mesa luego de haberse bañado, ya sus padres  habían comido y su madre le sirvió el almuerzo, un plato muy grande donde resaltaba un jugoso bistec salteado en mantequilla al ajillo, acompañado de un sustancioso puré de papas con cinco tajadas de plátanos  fritos que rodeaban al bistec; y de tomar, un jugo fresco de guayaba; “ jugo favorito del señor Andrés”; pero antes de comer ya David se había tomado tres vasos de agua fría, por la sed que le produjo toda  la jornada de  esa mañana, sumado al sol que tomó durante toda la caminata.

   Aún con el estómago lleno de agua, David se comió el almuerzo y se tomó dos vasos de jugo de guayaba.


  En Ciudad Bolívar, debido al fuerte calor, donde se siente verdaderamente un gran  resplandor, después de tomar buen almuerzo, no queda más remedio que tomar una siesta. Por tal razón, David quedó bobo por todo lo que comió y bebió, y decidió tomar una siesta  en el patio de su casa, en un chinchorro que está colgado bajo una mata de mango, más los arboles de Mamón y pumalaca alrededor. Al acostarse, era tal su cansancio, que no se puso a pensar en lo sucedido de esa mañana. David se quedó profundamente dormido en el chinchorro y debajo de él, estaba el perro de la casa “Goliat” un perro negro mestizo, de cruce entre doberman y dálmata que lo acompañó en su siesta. Ese perro durante el día era manso, quizás sea por su parte dálmata; pero en las noches, se transformaba en todo un centinela, era un gran guardián, el mejor perro centinela que haya tenido la familia Sierra, y quería mucho a David. Así que al menos en la casa de los Sierra, David y Goliat, eran amigos. 

Gracias por leer, subo capítulos nuevos todos los domingos, en la misma entrada, solo actualizo.

Entradas más populares de este blog

ORINOCO ZOMBI. "Cuando el Apocalipsis nos alcanzó".

EL DÍA.

El Destripador Del Orinoco. (Asesino serial, suspenso, acción)